Kai Pacha / Pumakawa
FORMANDO MANADA
Por © Belén Etchegaray

Mimo de oficio y trabajadora social de profesión, Kai Pacha, comenzó a involucrarse de a poco con el mundo silvestre, hasta hacer de la
conservación su forma de vida y un trabajo de tiempo completo.



 

Coraje, vocación y amor son tres palabras que podrían definir a esta mujer que, desde hace más de 20 años, dedica sus días a cuidar especies víctimas del maltrato humano y conservar y restaurar el bosque nativo de su provincia.
La jefa de la manada se llama Kai Pacha y está al frente de la Reserva Natural Pumakawa, en Villa Rumipal, Córdoba.

Su contacto inicial con la fauna local, estuvo de la mano de su padre; un cazador que un día llegó llorando, y contó que después de haber matado a una Corzuela, descubrió que había dejado a una cría huérfana. Ese desafortunado hecho fue la bisagra que hizo que él abandonara la actividad y comenzara a transformar, las 26 hectáreas de su propiedad, en una reserva destinada a rescatar animales.
En el proceso de transformación, y durante un fin de semana que Kai Pacha visitó a su padre, decidió quedarse por unos días para ayudarlo. Desde entonces pasaron más de 20 años. Nunca más se fue, transformando la tarea conservacionista y de concientización en su forma de vida.

LA MISION
La reserva está muy lejos de simular la experiencia en un zoológico, ya que su misión no es la exhibición de animales, sino la de recuperar el monte y las especies que llegan heridas en accidentes viales, huérfanas o víctimas del mascotismo.
Si la fortuna esta de su lado, luego de una exitosa recuperación, son liberadas en su ambiente natural. Otras veces, sin embargo, están imposibilitadas para hacerlo, ya sea por impedimentos físicos o por haber sido “domesticadas”, en cuyo caso la liberación implicaría un riesgo para su supervivencia o la de sus pares silvestres.

LOS EMBAJADORES
Cada una de las especies que se alojan en Pumakawa tiene una historia que contar, como es el caso de Bernie, un mono Caí que vivió como mascota con un matrimonio durante 10 años; Moro, un Águila mora que no puede volver a volar por un disparo en su ala; Megan Foz, un zorro de monte al que tuvieron como mascota en un departamento, o Talita, un cachorro de puma que sobrevivió a la matanza de sus hermanos y madre por un grupo de jóvenes.
Ellos cuatro son solo algunas de las especies que encontraron en Pumakawa el lugar para seguir viviendo tras ser víctimas del destrato humano.


Todos ellos, se transformaron en embajadores y comunicadores de una problemática que pretende crear conciencia con un mensaje claro: la fauna silvestre no es mascota.
El libro que Kai Pacha comenzó a escribirse hace muchos años, se sigue escribiendo a diario con nuevos desafíos y proyectos
Pumakawa es una asociación civil sin fines de lucro, con todos los desafíos económicos que eso conlleva. En todos estos años, no fueron pocos los problemas a los que se enfrentó; pero más allá de bajar los brazos, pareciera que con cada obstáculo, saliera más fortalecida, enriquecida y con más coraje para seguir adelante.

RENACER DE LAS CENIZAS
Un evento en particular que la marcó particularmente fue el incendio que se produjo en 2009, donde el fuego devoró el 90% del bosque nativo y parte de las instalaciones.
En ese entonces, estuvo dos días tratando de contener las llamas. “Me puse a llorar en medio del fuego, el humo y la asfixia” recuerda, sintiendo que ese mundo de seguridad que había construido con tanto amor y trabajo, estaba desapareciendo delante de sus ojos.
En un momento de desesperación, decidió abrir las jaulas para que los animales corrieran por su suerte. Cuando llegó a un lugar seguro, se dio cuenta que detrás de ella caminaban 9 pumas que, en manada, la seguían totalmente confiados que, de ir cerca de ella, estarían a salvo.
En ese momento, la señal que interpretó y que transmite con su trabajo, es la que los mismos felinos le transmitieron en esas 48 hs de fuego y desesperación: “Confiamos en ustedes. Ayúdenos”.
A partir de ese día, declararon el 30 de Agosto -día del incendio- como el Día internacional del puma, buscando visualizar la problemática que tiene esta especie en todas las regiones del país, donde el avance de la agricultura, por declararlo plaga o la matanza por deporte, son los principales problemas a los que se enfrenta la especie.

RECUPERANDO NATURALEZA
Una vez que el fuego terminó, comenzó la titánica tarea de reforestar la zona que fue devastada por las llamas.
Primero comenzaron buscando semillas de especies locales para regresar lo que el fuego se había llevado; y al no encontrarlas, iniciaron un plan para crear un Banco de Semillas, el cual hoy cuenta con más de 20 especies diferentes de plantas autóctonas de la zona, además de haber construido un vivero propio.
La fauna no es el único eje donde se asientan las actividades que desarrollan a lo largo de año, entre tantos otros proyectos, se trabaja en la separación de residuos y el reciclado, en un programa de aprendizaje y cuidado de las aves silvestres, y en una iniciativa para motivar a la gente para el cambio y el cuidado del ambiente desde lo cotidiano.

DESPERTAR. PARAR. RESPIRAR.
Su fórmula “Despertar. Parar. Respirar” puede parecer extraña para quienes se acerquen al tema por primera vez; pero para ella es evidente que ese primer paso es imprescindible: “Es imposible, no hay manera de encarar todo lo que falta, todos los desafíos pendientes, si primero no despertamos, no paramos, no respiramos…”
La propuesta integral que desarrolla fue destacada por Jane Goodall, quien reconoció su emprendimiento como un lugar dentro del “Tapiz de la Esperanza”, que presentó en la Reunión Mundial por el Medio Ambiente, realizada en Paris.
Su trabajo, además, la llevo a ser nominada en el 2017 para el premio “Cordobés del año”.

FORMANDO UNA MANADA
Por medio de su llamado a “formar manada” lucha por conseguir los medios económicos que le permitan seguir adelante con la tarea. Es una convencida que a través de la conservación, podemos mutar nuestra manera de ver y de conectarnos con los ambientes.
“Los pumas son animales que tienen mucho para enseñarnos… solo tenemos que detenernos a verlos y aprender a escucharlos.
El camino es la conexión con la naturaleza. Es lo único que nos va a salvar”

MAS INFO:
www.pumakawa.org

PUMAKAWA
Ruta Prov N 5 km 103
Villa Rumipal
Valle de Calamuchita.
Córdoba. Argentina.

FACEBOOK
www.facebook.com/pumakawa

CONTACTO
info@pumakawa.org





EL PORTAL DE LA FOTOGRAFIA DE NATURALEZA DE ARGENTINA
18 AÑOS JUNTO A VOS!

FNA CUENTA CON EL AVAL DE AFONA - ASOCIACION ARGENTINA DE FOTOGRAFOS DE ARGENTINA

- AVISO LEGAL - SOBRE NOSOTROS - CONTACTO -

© 2003 - 2021 - FNA - FOTOGRAFIA DE NATURALEZA ARGENTINA-
Todos los derechos reservados



.. .. .. ..