Galápagos
LAS ISLAS ENCANTADAS
Por Belén Etchegaray
@bels_etchegaray.ph

Descubrí uno de los destinos que está
en la agenda de la mayoría de los
fotógrafos de naturaleza del mundo.

 

El primero en documentar la existencia de las islas fue el Fray Tomás de Berlanga, que llegó a las islas por casualidad en 1535, cuando viajaba desde Panamá a Perú. Al comunicarse con el rey Carlos V de España, las describió como “islas que no valen nada, donde Dios había hecho llover piedras sobre la tierra”. En su relato también contó sobre la extraña fauna que la habitaba y lo numerosa cantidad de galápagos (tortugas gigantes) que había, lo que finalmente dio nombre a las islas, las que aparecieron en la cartografía a fines del siglo XVI.


Para 1546, otro grupo de marineros pedidos, llegó hasta ahí transportado por las corrientes; debido a la niebla sintieron que las mismas se movían, por lo que dedujeron que estaban encantadas y las llamaron “Islas Encantadas”.
No todos llegaron por accidente, los piratas y balleneros las utilizaron como base, los primeros como refugio después de sus redadas en el mar, y los segundos para obtener agua y abastecerse de alimentos frescos. Al descubrir que las tortugas gigantes podían vivir hasta un año sin comida, muchos barcos las recolectaban para obtener carne fresca durante sus viajes.
A mediados del siglo XIX, el novelista H. Melville –autor de Moby Dick- visitó Galápagos y sobre ellas comentó: “Es muy dudoso que haya en todo el mundo una sola región que pueda ser, por su salvajismo y variedad natural, comparable a ésta”. En 1854 publicó el libro “Las Encantadas”, con diez relatos que describen el lugar desde diferentes puntos de vista.



EL LABORATORIO DE DARWIN
En 1831, Charles Darwin, partió desde Inglaterra planeando un viaje de cinco años junto al capitán Robert Fitzroy en el HMS Beagle; sus relatos se resumieron en el libro “El viaje del Beagle”. Al iniciarlo, tenía pocas ambiciones de realizar investigaciones científicas hasta que, luego de visitar las costas de América del Sur, el barco se detuvo en las Islas Galápagos. Allí notó que las criaturas únicas eran similares de isla en isla, pero perfectamente adaptadas a sus entornos, lo que lo llevó a reflexionar sobre su origen. Años más tarde, en 1859, finalmente consolidó todas sus observaciones en su famoso libro “El origen de las especies”.
Este inmenso e importante laboratorio natural sigue, aun hoy, brindando importantísima información y nuevos descubrimientos, como el realizado en marzo de este año donde se dieron a conocer 14 nuevas especies de líquenes del género Lecanora, Protoparmeliopsis y Vainionora descubiertas en las islas.


Las Islas se encuentran a 972 km de la costa, sobre el océano Pacífico y recién en 1832 fueron anexadas como una provincia más de Ecuador. El archipiélago está conformado por 127 islas, islotes y rocas de diferentes tamaños. La isla más grande es Isabela con 4.588 km2 y la más chica Genovesa que cuenta con un poco más de 14 km2. Su origen que se remonta a más de 5 millones de años, como el resultado de actividad tectónica y volcánica.
Entre las islas más jóvenes encontramos a Isabela y Fernandina, las que aún se encuentran en proceso de formación, habiendo aun hoy emanaciones de gases y lava, como la que se produjo en el volcán La Cumbre, ubicado en la isla Fernandina, en enero de este año. Sólo cinco islas están pobladas, las dos principales son Santa Cruz y San Cristobal.

PROTECCION
Fue el primer sitio del mundo declarado Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO hace 41 años; ese honor se debe a que reúne flora y fauna única en el mundo, con una gran cantidad de especies endémicas, las que además están protegidas con la creación del Parque Nacional Galápagos declarado en 1959 y el cual está compuesto por el 97% de la superficie terrestre; y la Reserva Marina Galápagos que fue creada en 1986 y cubre una superficie de 70.000 km2, la que en 1998 se extendió a su área actual de133.000 km2, lo que la convierte en una de las reservas marinas más grandes del mundo.
Su lejanía del continente, sumado a la confluencia de tres corrientes oceánicas y su extremo aislamiento, han originado el desarrollo de una fauna muy particular que la ha hecho famosa en todo el mundo.
Una de las maravillas que caracteriza a la fauna es su mansedumbre. “Las aves son ajenas al ser humano”, escribía Darwin.
Han pasado los siglos, pero su comportamiento sigue siendo el mismo, debido a que estuvo tan aislada durante tanto tiempo, que la vida silvestre nunca desarrolló temor a los humanos.

VALOR NATURAL
Pero su valor natural no radica en la diversidad. Las especies no sobrevivieron mediante la diversificación, sino mediante la evolución de rasgos específicos para adaptarse al ambiente.
A la fauna, se le suma un flora nativa que incluye alrededor de 500 especies de plantas vasculares, de las cuales alrededor de 180 son endémicas. Las especies endémicas y amenazadas incluyen 12 especies de mamíferos terrestres nativos (11 endémicas y 10 amenazadas o extintas) y 36 especies de reptiles (todas endémicas y la mayoría consideradas amenazadas o extintas), incluida la única iguana marina del mundo.
Asimismo, la fauna marina tiene un nivel inusualmente alto de diversidad y endemismo, con más de 2.000 especies identificadas con 18.2% de endemismo.

 

Algunas de las especies que podremos encontrar son:
Tortugas gigantes: De todas las especies endémicas de Galápagos, las tortugas gigantes son uno de los mayores atractivos para la mayoría de los visitantes. Su impresionante tamaño, su paso lento y acompasado y su mansedumbre hacen entender la fascinación que tuvieron quienes las descubrieron.
De camino entre el aeropuerto de Baltra y Puerto Ayora, se encuentra uno de los mejores lugares para verlas: el rancho El Chato. Es una reserva privada donde las tortugas se mueven libremente.


Por otro lado, si queremos saber más sobre esta increíble especie, podemos visitar la Estación Científica Charles Darwin.
Estos reptiles de los más raros y antiguos del mundo, viven un promedio de vida que supera los 150 años, aunque no se sabe con exactitud ya que las mediciones de edad se comenzaron a llevar adelante a mediados del siglo pasado. Una especie adulta puede pesar hasta 250 kilos y medir 1.5 metros.
Supo haber 14 variedades de estas tortugas, pero en los siglos XVIII y XIX, los balleneros diezmaron la población que bajó de más de 250.000 en el siglo XVI, a unas 3.000 en la década del 70. Las tortugas sobrevivientes -12 hembras y 2 machos- fueron trasladadas a para su protección y reproducción. La primera eclosión exitosa sucedió en 1970 y 1971.
Por suerte gracias a los proyectos de conservación como el desarrollado por la Fundación Charles Darwin, se estima que la cantidad se recuperó hasta superar los 15.000 ejemplares de 11 especies diferentes. El trabajo de la fundación es criar las futuras generaciones de tortugas hasta los 3 o 5 años de edad antes de ser devueltas a su isla de origen, donde ya se reproducen en estado natural.

Iguanas marinas: Estos increíbles y maravillosos seres de sangre fría, pasan sus días asoleándose en la arena o sobre las rocas; al atardecer se reúnen en grupos para pasar la noche. Se cree que tienen unos 10 millones de años de evolución, y si bien son algo torpes en tierra, se transforman en ágiles nadadoras; de hecho, esa es una de sus principales características, ya que es la única iguana del mundo que se adaptó a la vida bajo el agua. Es capaz de bucear a 40 metros de profundidad y aguantar la respiración por 20 minutos.
Poseen una glándula especial entre los ojos, la que las ayuda a estornudar y así eliminar el exceso de sal.

Fragatas: De un tamaño considerable, estas aves marinas son consideradas como los piratas del cielo, ya que en vez de cazar por sus propios medios, acosan y toman las sobras de otras especies como los Piqueros. Su principal característica es el pecho de color rojo en forma de globo, el cual inflan cuando están en época de celo.
Esta peculiar ave fue bautizada por Darwin como el “cóndor del océano” gracias a su capacidad de mantenerse en el aire aprovechando las corrientes.

Cangrejos: Los cangrejos Sally Lightfoots son muy llamativos gracias a sus conchas de color rojo brillante que resaltan al moverse entre las rocas volcánicas. Están perfectamente adaptados para moverse con agilidad en este terreno afilado rociado por el mar.

Pinguinos: Es extraño pensar encontrar pingüino en una zona cálida como Ecuador, sin embargo, hay una especie única que vive en Galápagos. Estos pingüinos se aparean de por vida, y tanto macho y hembra cuidan los huevos y crían a sus camadas. Disfrutan de las frías aguas de la corriente de Humbolt.

Piqueros patas azules: Es una de las especies más carismática; con solo verlo uno entiende la razón de su nombre. La coloración de sus patas es una característica importante para atraer a una pareja, la cual seducen realizando un baile –levantando de a una sus patas- para cortejar a las hembras. Una vez que se colocaron los huevos, macho y hembra cuidan del nido y de los pichones.

Además, se pueden observar y fotografiar lagartijas, iguanas terrestres, lobos marinos y pelícanos, mientras que, por la abundancia de plancton, ofrece la posibilidad de fotografiar especies difíciles de observar en otras partes del mundo como el tiburón martillo o el enorme tiburón ballena, entre tantas otras fascinantes criaturas.



ORGANIZAR EL VIAJE
Vuelo desde la ciudad de origen hasta Quito o Guayaquil, y desde ahí un vuelo hasta el aeropuerto de Baltra (isla Santa Cruz) o San Cristóbal. Ambas son buenas opciones para hacer base y organizar salidas a las islas en excursiones marítimas.
Existen alojamientos para todos los bolsillos. Lo ideal es programar un viaje de al menos 5 días para poder aprovechar mejor las diferentes opciones.
Las navegaciones marítimas por el día, se reservan con anticipación y suelen salir alrededor de las 7 de la mañana, regresando a puerto a las 17 hs. Se incluye la navegación, una caminata, almuerzo en el barco y, en algunas islas, snorkeling.
Siempre viaja un guía acompañando a los visitantes, quien además de ofrecer información, se asegura que se cumplan las normas. En todo el archipiélago se impone un control muy estricto y restricciones, con itinerarios turísticos cuidadosamente planificados que limitan las visitas en pos de su conservación y protección. Habrá que tener en cuenta esto, ya que no podemos separarnos del grupo o quedarnos más tiempo del permitido en cada lugar, lo cual a veces, complica un poco la toma de fotografías.

Una de los escenarios más icónicos de todas las islas es Pinnacle Rock en la Isla Bartolomé. Desde el mirador se pueden ver las bahías gemelas en forma de media luna y, en una de ellas, ese punto sobresaliente. Esta vista de postal no es exactamente obra de la madre naturaleza: durante la Segunda Guerra Mundial, este punto de lava fue utilizado para prácticas de tiro por aviadores que estaban apostados cerca, así es como adquirió su forma distintiva.

CUANDO VIAJAR
Al encontrarse en la línea ecuatorial, las islas cuentan con un clima agradable durante todo el año (entre 18 y 29 grados); pero deberemos tener en cuenta mayor actividad de la fauna, por lo que recomendable es hacerlo entre marzo y abril
No olvidemos que las islas se formaron por erupciones volcánicas y su suelo suele ser de lava, por lo que es importante contar con calzado adecuado.
Cada isla cuenta con diferentes atractivos, por lo que si queremos ver alguna especie en particular, conviene hacer un estudio previo y averiguar bien en qué isla se encuentra antes de comprar la excursión.

Otro tema a tener en cuenta es que las navegaciones se realizan en embarcaciones relativamente pequeñas y sin muchas comodidades, en las que es muy común marearse por el oleaje en el mar abierto. Recomendamos desayunar liviano y consultar con su médico cuál es el medicamento ideal para evitar el mareo.

CUANTO CUESTA
Al ingresar a las islas se paga una tasa de US$ 100 (US$ 50 para países del Mercosur), más US$ 20 por una tarjeta de control de tránsito para turistas.
Los turs de un día, por ejemplo a la isla Seymour Norte, están desde US$ 120. La salida de bautismo submarino US$ 160; la de buceo US$ 200 (incluye equipos).
Estos precios son de referencia, recomendamos consultar con su operador local.

VIAJAR DESDE CASA
La plataforma Street View, permite realizar un tour virtual en Galápagos desde casa.
google.com/maps/about/behind-the-scenes/streetview/treks/galapagos-islands







EL PORTAL DE LA FOTOGRAFIA DE NATURALEZA DE ARGENTINA
18 AÑOS JUNTO A VOS!

FNA CUENTA CON EL AVAL DE AFONA - ASOCIACION ARGENTINA DE FOTOGRAFOS DE ARGENTINA

- AVISO LEGAL - SOBRE NOSOTROS - CONTACTO -

© 2003 - 2021 - FNA - FOTOGRAFIA DE NATURALEZA ARGENTINA-
Todos los derechos reservados



.. .. .. ..