SEGUINOS TAMBIEN EN
 

 

 

 

Chubut
PENINSULA VALDES


Texto: FNAweb.org / Fotografias: Belén Etchegaray / Dario Podestá

Pensar en la costa noroeste de la provincia argentina de Chubut, es hablar de interminables kilómetros de estepa donde el viento y la soledad parecen adueñarse de todo; sin embargo al pronunciar “Península Valdés” nuestra mente se remite instantáneamente a la imagen de la cola de una ballena franca austral (Eubalaena Australis) emergiendo del océano.
Mientras el espectáculo comienza en la costa, otros personajes se suman al show natural: lobos marinos (Otaria flavescens), elefantes marinos (Mirounga leonina) pingüinos de Magallanes (Spheniseus magellanicus) delfines y toninas overas (Cephalorynchus commersonii) así como una incontable cantidad de aves marinas se van transformando en los protagonistas de un paisaje natural único y el elegido por los amantes de la naturaleza de todo el mundo.


Toninas overas


Elefantes marinos


Pinguino de Magallanes

Patrimonio Mundial de la Humanidad

La Reserva Natural Protegida Península Valdés cuenta con una superficie total de aproximadamente 4.000 km2 y una costa de 110 Km. donde un océano azul intenso baña incansablemente las costas desde donde emergen enormes acantilados que se mantienen erguidos como guardianes silenciosos atesorando fósiles de vidas anteriores.
Esta zona fue designada por la UNESCO como Patrimonio Natural de la Humanidad en el año 1999 por las características geográficas y biológicas que la forman.
La confluencia entre la corriente marina de Brasil y la corriente de Malvinas, hacen de esta región una zona rica en nutrientes, creando las condiciones necesarias para una alta productividad de fitoplancton. Este genera el sustento al zooplancton y este a su vez se convierte en el alimento para vertebrados inferiores como peces y calamares, así como para los superiores como las ballenas francas. Los peces y calamares son la base de alimentación para los elefantes y lobos marinos, pingüinos y diversas aves marinas. Eso sumado a la peculiar forma de isla de la península que brinda aguas claras y tranquilas, hace de esta zona el sitio ideal para que muchas especies de aves y mamíferos la elijan como área de reproducción.

Camino a Puerto Pirámides

Desde Puerto Madryn, nos dirigimos hacia Puerto Pirámides con intención de embarcarnos para el avistamiento de ballenas; luego de recorrer 15 km nos detuvimos en El Doradillo que, con sus 3 km de ancho, se extiende a lo largo de 25 km de costa.

El atractivo principal de la zona es el avistaje de ballena franca desde la playa y a muy pocos metros de la costa. Sin duda un lugar que invita a dejar la cámara de lado y disfrutar con todos los sentidos del espectáculo que nos regala la maravillosa naturaleza.

Al continuar el camino, el paisaje se muestra tapizado por una estepa arbustiva que a simple vista pareciera que no guarda ningún tipo de vida animal; sin embargo la fauna autóctona se hace presente con solo afinar la vista; es entonces cuando guanacos (Lama guanicoe), maras (Dolichotis patagonum), zorros, peludos, choiques (Pterocnemia [Rhea] pennata) y otras especies se hacen presente en este escenario semidesértico.


Cuis patagónico


Mara con crías


Peludo


Zorro


Guanaco / Foto Dario Podestá

Toda el área posee importantes acantilados y miradores naturales donde es posible contemplar la inmensidad del paisaje litoral con sus enormes plataformas de abrasión (restringas), y sobre la costa la fauna alar se hace presente con ostreros, gaviotas, gaviotines, petreles, flamencos y cormoranes... entre otros. Finalmente llegamos al puesto de acceso El Desempeño (ingreso a Península Valdés), allí continuamos recorriendo 26 km más hasta el Istmo Carlos Ameghino, estrecha franja de tierra que une la península con el continente, punto en el cual se pueden divisar ambos golfos: Golfo San José a la izquierda y Golfo Nuevo a la derecha.

Isla de los pájaros

A unos 5 km, descendiendo por un camino de ripio hacia el Golfo San José, se encuentra la Isla de los Pájaros. Este importante apostadero de aves marinas fue considerado zona intangible en el año 1974, por lo que su acceso no está permitido; de todas maneras se recomienda su visita ya que cuenta con miradores y un pequeño centro de interpretación para poder disfrutar del lugar.

Allí se encuentra la réplica de la capilla del Fuerte San José, destruida por un malón en el año 1810, dicha capilla ha quedado como testimonio del antiguo asentamiento español de 1779.

Puerto Pirámides: puerta de entrada al show de la naturaleza.

Si bien es posible divisar a estos gigantes a lo largo de toda la costa e, incluso en las aguas tranquilas de Puerto Madryn, el show realmente comienza cuando nos embarcamos desde Puerto Pirámides.


Un guía experimentado nos das sus recomendaciones antes de salir, sin dejar de aclarar que los animales están en total libertad y que el “show” dependerá exclusivamente de ellos.
Al llegar a las tranquilas y transparentes aguas del Golfo Nuevo un pequeño y brillante ojo surge de pronto entre las olas y su mirada parece fijarse en alguno de los turistas que nos asomamos por la borda de la lancha. Quita el aire adivinando una mole descomunal pasar por debajo de la embarcación capaz de derribarnos de un solo coletazo; sin embargo se mueven con tranquilidad y maestría para, segundos después mostrarse mansas y expectantes junto a la embarcación.


Cuesta aceptar que estas criaturas que llegan a pesar 50 toneladas desplieguen tanto control y elegancia en sus movimientos, así como llegar a determinar si somos nosotros los observadores o los observados.
Quien haya tenido la fortuna de disfrutar de estos encuentros cercanos con estos increíbles mamíferos, no olvidarán nunca a estos tiernos gigantes de movimientos lentos y acompasados, de saltos magníficos, así como la imagen de su cabeza o cola emergiendo con elegancia a distancias inimaginables.

Canto a la vida

Los primeros ejemplares de ballena franca austral llegan en Mayo y entre Agosto y Octubre las aguas se transforman en un festival de amores, nacimientos y saltos acrobáticos. Un canto a la vida salvaje en el confín del planeta, donde alrededor de 1500 ballenas francas (37,5 % de la población mundial) aprovechan las aguas de los Golfos Nuevo y San José para alumbrar a sus crías, enseñarles a nadar y reanudar el ciclo reproductivo.
La población Patagónica de la ballena franca austral esta creciendo a una tasa del 7,6% anual y es una de las poblaciones mas importantes del mundo para una especie poco abundante.

 



El apareamiento es un espectáculo intenso de empujones y persecuciones. Cada hembra es seguida de cerca por varios machos que se disputan sus honores: finalmente varios de ellos conseguirán aparearse, pero solo el espermatozoide de uno de ellos fecundará el óvulo.
La gestación dura cerca de un año, lo mismo que el período de amamantamiento, circunstancia que explica porque las ballenas dan a luz una vez cada dos años.

Durante el período de amamantamiento, el ballenato es un pequeño gigante que mide 6 metros de largo y pesa casi 2 toneladas, pero completamente dependiente de su madre quien estará continuamente vigilándolo, protegiéndolo y nadando cerca de él.

A diferencia de las orcas y los delfines, las ballenas son cetáceos sin dientes (o misticetos), en su lugar llevan numerosas barbas, prolongaciones córneas con las que filtran el agua de mar y se quedan con la boca llena de su alimento básico, el krill. Resulta curioso que los animales más grandes de todos los tiempos -algunas superan en longitud y peso al mayor de los dinosaurios- se alimenten de organismos microscópicos. Un ejemplar de buen porte necesita diariamente más de una tonelada de estos crustáceos.

Llega a medir 16 metros de largo y a pesar 50 toneladas. Se la distingue claramente por las callosidades presentes en el dorso de la cabeza, sobre los ojos y en la mandíbula. Estas manchas permiten identificar a cada individuo como si se tratara de una huella digital.

Más de 1.300 ballenas han sido identificadas en la Patagonia desde 1970 y cada año se identifican alrededor de 130 adultos y se agregan a la lista unas 30 crías.
Algunas hembras han sido observadas en las costas de la Península Valdés durante más de 20 años.


Francas en la mira

Son criaturas enigmáticas y cautivantes. Enormes, mansas y curiosas, sin embargo su tamaño no les sirvió para salvarse de la caza, siendo una de las especies de distribución mundial que más cerca ha llegado de la extinción por la matanza directa llevada a cabo por el hombre.
Se trata de la especie más buscada por los balleneros por varios motivos: nada lentamente, flota una vez muerta y rinde abundante aceite y barbas. Estas características le valieron el nombre en inglés de “right whale”, que se puede traducir como “ballena correcta o apropiada” (para ser cazada, claro); el nombre pasó como Franca.
Hoy están protegidas por normas internacionales, siendo que la especie Eubalaena australis se encuentra amenazada, mientras que Eubalaena glacialis esta en peligro de extinción.

Por ahora las ballenas siguen llegando a Península Valdés. Se sabe que van cambiando sus preferencias dentro de la región, ya que a fines de los 70 se congregaban en el golfo San José y en Punta Norte, después pasaron al golfo Nuevo, cerca de puerto Pirámide y hoy suelen verse más cerca de Puerto Madryn; todo parecería indicar que en el futuro podrían mudarse un poco más al norte, al golfo San Matías.
Esto demuestra que así como llegan, las ballenas pueden alejarse de las costas patagónicas. Como dicen Claudio Capagna y Alfredo Lichter en su libro “Las ballenas de la Patagonia”: "...la ballena franca lleva a cuestas el respeto que algunos le tenemos a cada rincón de los océanos que ella visita... Al proteger a las ballenas influimos en la conservación del ecosistema marino en el que se insertan”

COMO LLEGAR

Transporte terrestre
Desde Capital Federal se recorren 1.400 km por la ruta nacional 3.
Funcionan más de diez empresas de transporte terrestre de larga distancia que directamente comunica a Puerto Madryn con el resto del país.

DISTANCIAS
Capital Federal 1470 km
Cordoba 1454 km
Rosario 1536 km
S.C. Bariloche 966 km
Esquel 644 km
Bahia Blanca 693 km
Usuahia 1797 km
Rio Gallegos 1420 km
Iguazu (cataratas) 2656 km
Salta 2392 km
El Calafate (Glaciar Perito Moreno) 1486 km
Mendoza 1600 km
Mar del Plata 1150 km
Neuquen 731 km
Comodoro Rivadavia 429 km
Punta Arenas (Chile) 1729 km
Coyhaique (Chile) 929 km

Avión
Desde Capital Federal varias líneas aéreas llegan hasta la ciudad de Madryn y otras hasta la ciudad de Trelew, cubriendo el recorrido desde el aeropuerto con servicios de tranfer o taxi.
Crucero
La ciudad de Puerto Madryn cuenta con un puerto de aguas profundas donde arriban cruceros de distintas banderas.

CURIOSIDADES

Ballena Franca Austral -

Existen 11 especies de ballenas, de las cuales dos se conocen como ballenas francas. La ballena franca austral, Eubalaena australis , vive en el hemisferio sur.

Elefante marino del Sur

El elefante marino del sur es la más grande de las 19 especies de focas del mundo. Es unos de los mamíferos con mayor diferencia de tamaño entre sexos: los machos pueden ser 5 veces más grandes que la hembras.
Capacidades olímpicas
Ayunan durante 100 días.
Bucean en forma constante durante meses.
El 90% del tiempo en el mar están debajo del agua.
Llegan hasta 1.500 m de profundidad y pueden permanecer sumergidos durante dos horas.

Tonina Overa Cephalorhynchus commersonii

Se las observa en las aguas costeras de la Patagonia, en las islas Malvinas, Georgias del Sur y el extremo sur de Chile. También se las encuentra en el océano Indico. Llegan a medir alrededor de 1,5 m y ambos sexos pesan entre 30 y 45 kg.
Viven en grupos pequeños de 2-12 animales.

Informacion: Sr. Alfredo Lichter y Dr. Claudio Campagna - Ecocentro Puerto Madryn

FRANCA INTERPRETACION

Algunos comportamientos de las ballenas francas son un enigma. Se necesitara estudiarlas intensamente para llegar a interpretarlos, si es que alguna vez se logra hacerlo.

Salto fuera del agua

Es uno de los comportamientos mas espectaculares desarrollados por adultos de ambos sexos, crías y juveniles. El cuerpo emerge abruptamente en forma casi vertical, mientras la cola permanece sumergida. El animal gira en el aire y cae de espaldas o de lado.
El comportamiento se repite en secuencias de diez o más saltos consecutivos.
Varias especies de ballenas realizan estas acrobacias. El salto es un despliegue de energía grandioso que genera un ruido de explosión cuando el animal golpea el agua? Es una señal de comunicación a distancia?

Golpe con las aletas


El cuerpo permanece parcialmente sumergido con la aleta caudal (cola) fuera del agua. La ballena flexiona la cola y golpea la superficie del mar con fuerza. Este comportamiento también lo realizan con las aletas pectorales.
Varios individuos pueden efectuar este comportamiento simultáneamente. El ruido que producen se transmite a distancia tanto en el aire como en el agua? Otra forma de comunicación?

Cola quieta fuera del agua

La ballena permanece sumergida en posición vertical con la aleta caudal fuera del agua. Puede mantenerse en esta posición, casi inmóvil y sin respirar durante 20 minutos. Descansa? Esta escuchando a otras ballenas?

Generando descendencia


Las hembras se aparean al año siguiente de tener cría. Los machos detectan a las hembras sexualmente receptivas y las siguen durante horas. Para aparearse, las ballenas deben colocarse en posición vientre contra vientre.




EL PORTAL DE LA FOTOGRAFIA DE NATURALEZA DE ARGENTINA
MAS DE 10 AÑOS JUNTO A VOS!

- AVISO LEGAL - QUIENES SOMOS - CONTACTO -

© 2003 - 2017 - FNA - Fotografía de Naturaleza Argentina -
Todos los derechos reservados