SEGUINOS TAMBIEN EN
 

 

 

 

 

 

GALLEN ROWELL

GALEN ROWELL, el autor de las más emotivas imágenes de los últimos rincones del planeta, falleció el 11 de agosto a los 61 años, al estrellarse la avioneta en la que se dirigía a California, su lugar de residencia.
Pionero de la fotografía de la naturaleza salvaje, Rowell se convirtió en uno de los más afamados fotógrafos de la National Geographic, desde que en 1972 se consagrase por completo. Una de sus primeras aportaciones consistió en convertirse en personaje activo de sus propios reportajes. No habría podido ser de otra manera. Antes que cualquier cosa, incluso que la fotografía, Galen amaba la montaña. De hecho, fue el escenario de sus más hermosas y mejores imágenes.
A los 10 años descubrió las altas tierras de California, hechizándole de tal modo, que pasaría el resto de su vida acercándose a ellas y subiéndolas. Convertido en un notable alpinista, protagonizó importantes escaladas incluyendo la primera absoluta a la Torre Sin Nombre, en el Karakorum, la quinta escalada de la ruta de La Nariz, en Yosemite.
Participó en cerca de 50 expediciones a las cordilleras y lugares más extremos de los siete continentes, incluyendo Everest, K2, McKinley, Kilimanjaro y los dos polos. Precisamente, en su último vuelo Rowell retornaba de uno de esos remotos escenarios, el Mar de Bering, por el que había navegado con su esposa Barbara Cushman. Ella, también fallecida en el accidente consagró su vida a la fotografía de los territorios salvajes. Su trabajo fue decisivo para poner en marcha la agencia dedicada a comercializar los trabajos de la pareja. En la actualidad, ultimaban un libro sobre sus vuelos sobre la Patagonia.
Poseedor de prestigiosos galardones, como el de la Fundación Nacional de la Ciencia por su trabajo en la Antártida, combinaba sus expediciones con conferencias y clases. Publicó 18 libros y decenas de reportajes. Demostró su extraordinaria capacidad para capturar con la cámara la tenue y mágica luz de las altas montañas. «Donde no hay luz, no hay fotografías; donde haya luz interesante, siempre habrá una imagen interesante», solía decir.
En su libro más conocido, Luces de Montaña, editado en español, señalaba que era la intuición el principal instrumento con el que lograba sus imágenes. Sin duda también lo fue «el apremio de su alma por salir al aire libre, a la magia de las luces de montaña».
Galen Rowell, fotógrafo, nació en Berkeley (California) el 23 de agosto de 1940 y falleció en Bishop el 11 de agosto de 2002.

(Texto: © Diario El Mundo)



 

 
 

 



EL PORTAL DE LA FOTOGRAFIA DE NATURALEZA DE ARGENTINA
MAS DE 10 AÑOS JUNTO A VOS!

- AVISO LEGAL - QUIENES SOMOS - CONTACTO -

© 2003 - 2017 - FNA - Fotografía de Naturaleza Argentina -
Todos los derechos reservados