SEGUINOS TAMBIEN EN
 

 

 

 

 

QUE TRIPODE ME COMPRO?


Por © Redacción de FNAweb.org

 
En el mundo de la fotografía de naturaleza, la ley de Murphy se cumple a rajatabla, es así como cuando has llevado el trípode te das cuenta que no lo necesitas y, cuando lo dejas en casa, encontrarás infinidad de oportunidades en que te será imprescindible… sea cual sea la situación en la que te hayas encontrado, el trípode –aunque molesto de transportar a veces- no deja de ser el mejor amigo del fotógrafo de naturaleza.
Ya sea que cuentes con uno y quieras cambiarlo por un modelo que se adapte mejor a tus necesidades, o que estés pensando en adquirir tu primer trípode, te presentamos una serie de tips para tener en cuenta.


Cuándo usar un trípode?
Aun cuando muchos piensen que trabajar en el campo con un trípode es un incordio, éste no deja de ser uno de los complementos imprescindibles para fotografía de naturaleza, con muchos más usos de los que uno pudiera pensar a priori.


© Belen Etchegaray


Cuando nos enfrentemos a escenas con poca luminosidad, cuando deseemos realizar fotografía nocturna, o con exposiciones largas; cuando queramos hacer fotografía macro donde ganar profundidad de campo es fundamental; cuando fotografiemos cascadas buscando diferentes efectos, en fotografía de paisaje; incluso si estamos pensando en crear imágenes HDR o en realizar fotografía panorámica, su uso se hace indispensable.

Cómo debe ser un buen trípode?

De base tiene que ser robusto y estable como para poder soportar el peso de nuestra cámara y de los diferentes objetivos sin sufrir el más leve movimiento. Un buen agarre de la zapata nos permitirá quedarnos tranquilos a la hora de dejar nuestro equipo apoyado en él, aun en condiciones de viento.


© Florencia Jorba

En el mercado se pueden encontrar infinidad de modelos, siendo los fabricados en aluminio o fibra de carbono los más comunes. Aparte de la diferencia sustancial en el costo de cada uno de ellos, la diferencia principal es el peso, siendo los de fibra de carbono los más livianos. Este no es un dato menor si tenemos en cuenta que, en muchas oportunidades, tendremos que cargar ese peso sobre nuestra espalda durante largas jornadas caminando en el campo… pero no nos engañemos, el trípode tiene que ser liviano pero robusto y estable.

Más allá del material con el que esté fabricado, existen modelos que sus patas están divididas en 3 o 4 secciones; ambas opciones tienen sus ventajas y desventajas, por lo que la elección de uno u otro dependerá de las necesidades del usuario.

Los trípodes con mayor cantidad de secciones, permiten que al cerrarlos ocupen menos espacio; mientras que esta virtud tiene sus inconvenientes, dado que los hacen menos estables y requieren de mayor tiempo de apertura y cierre de sus partes, cosa que no ocurre con los de 3 secciones.

 


© Roxana Fionda

 

Un detalle no menor y que no todos tenemos en cuenta es la altura que logra cada modelo, dado que de ésta dependerá que realices tus fotografías con mayor o menor comodidad.


© Roxana Fionda


Con el trípode completamente abierto, comprueba el peso que soporta tanto las patas como el cabezal, ya que ambos elementos soportarán el peso completo de tu equipo.

En lo que respecta a la rotula, existen muchos modelos, pero a la hora de recomendar me inclinaría por la rotula de bola por su rapidez de uso y precisión.
Su característica principal es que posee un único punto de control que bloquea o desbloquea el movimiento, esto nos permite un gran poder de movimientos con los que podemos regular, con un solo control, la posición del mismo con una mano, mientras que con la otra sujetamos y controlamos la cámara, brindándonos de esta manera una rapidez de acción que no todas las rótulas ofrecen y que son fundamentales para la fotografía de fauna.


© Roxana Fionda

Si entre las ramas de la fotografía de naturaleza, te atrae la fotografía macro, a lo antes mencionado, le tendrás que prestar atención a la columna principal del trípode, dado que ésta no solo te permitirá aumentar la altura del trípode (aunque perdiendo algo de estabilidad), sino que, principalmente, existen columnas a las que se las puede ajustar horizontalmente e, incluso, invertir la posición, con lo cual lograremos colocar nuestra cámara casi al ras del suelo, posición más que oportuna para la fotografía macro.


© Belen Etchegaray


© Belen Etchegaray


© Belen Etchegaray

Dentro de los accesorios que son de ayuda, existen los burbujas que nos permitirán asegurarnos de mantener los horizontes derechos en superficies de terreno complicadas; mientras que el uso de la correa, nos ayudará a transportarlo sin necesidad de llevarlo agarrado de la mano o enganchado en la mochila.

© Redacción de FNAweb.org

PROHIBIDA SU REPRODUCCION TOTAL O PARCIAL

 

 



EL PORTAL DE LA FOTOGRAFIA DE NATURALEZA DE ARGENTINA
MAS DE 10 AÑOS JUNTO A VOS!

- AVISO LEGAL - QUIENES SOMOS - CONTACTO -

© 2003 - 2017 - FNA - Fotografía de Naturaleza Argentina -
Todos los derechos reservados